Apasionado de José Pariente 2016. (Botella de 50 cl.)

12.20 

Un vino dulce, sorprendente por su frescura y complejidad.

Es el resultado de la inquietud por elaborar un vino dulce innovador, alejado de las propuestas tradicionales. Tras varias añadas de ensayos y pequeñas vinificaciones, han conseguido elaborar este Apasionado, vibrante y singular exponente de la variedad sauvignon blanc. Es un vino de intensidad alta, estructurado y persistente, redondo. Posee una perfecta armonía conseguida entre contenido en ácidos, alcohol y azúcares.

6 disponibles

 €
Please provide data name property for

Descripción

Bodegas José Pariente

D.O. Rueda

Sauvignon Blanc.
Ficha de cata
De color amarillo pálido con reflejos verdosos.
Su expresión aromática es inusual en vinos dulces, dada la excepcional suma de notas vegetales y de frutas exóticas, de recuerdos de hierba recién cortada y de un ligero toque mineral.
En boca aparece una sensación aterciopelada y muy fina. Conserva la tipicidad de la Sauvignon Blanc, esa elegancia fresca y limpia.
En bodega, la maceración a temperatura extremadamente baja nos ha permitido mantener los aromas primarios.  A continuación se realizó un prensado neumático muy ligero. Posteriormente, durante cinco meses, se lleva a cabo un constante trabajo de lías con la finalidad de obtener una boca muy estructurada. Una vez clarificado, se sometió a tratamiento de frío y filtración.
Ideal para disfrutar con los postres pero también acompañando el aperitivo y la comida.

Información adicional

Peso 0.50 kg
Tipo de uva

Denominación de Origen

Tipo de vino

Bodega

VIÑEDO

Las uvas para elaborar este vino proceden de un único viñedo, de los primeros viñedos de Sauvignon Blanc que se plantaron en Rueda hace más de 30 años. Su suelo, formado por la característica plataforma de cantos rodados, presenta afloraciones calizas en las cotas más altas. Se realiza una poda en Sprawl así como diversas podas para obtener escasos rendimientos y una elevada concentración manteniendo la frescura. El esfuerzo en el viñedo se ha centrado en obtener una uva sobremadurada y posteriormente una selección de ésta. Las uvas procedentes de este viñedo sorprenden por la elevada acidez que mantienen a pesar de la sobremaduración en campo.

BODEGA

En la década de 1960, José Pariente inició la producción de vinos blancos artesanales con una materia prima de extraordinaria calidad: la uva verdejo procedente de sus viñedos de Rueda. Practicaba una viticultura minuciosa y creía en su tierra, en la calidad y en el placer de hacer vino. Su anhelo, elaborar grandes vinos blancos, es el objetivo de la bodega actual, que su hija Victoria Pariente creó en 1998.

La energía y la pasión de José Pariente (1924-1997) inspiran hoy nuestra actividad. Los cinco vinos de la bodega son un homenaje que renovamos cada año, en cada vendimia.

Los vinos dorados

Los primeros documentos que mencionan la producción vinícola en su zona se remontan al siglo XI. El impulso de las órdenes monásticas y la cercanía a importantes ciudades de la Castilla medieval favorecieron el cultivo de la vid. Este desarrollo culminó a partir de 1600, en pleno Siglo de Oro español, cuando los “vinos dorados” de Rueda alcanzaron un gran prestigio.

Más tarde, en el XVIII, el viñedo alcanzó una extensión aún mayor y, buscando la máxima calidad, ocupó las zonas más próximas al río Duero, en lo que hoy es el centro de la Denominación de Origen, creada formalmente en 1980.

Las altas llanuras

Su viñedo se asienta en la Denominación de Origen Rueda, entre los municipios de Rueda y La Seca, en la provincia de Valladolid. El entorno es un amplio páramo a 750 metros de altitud, adusto y luminoso, batido por el severo clima continental propio de la meseta castellana.

Con el objetivo de conseguir mayor variedad de suelos y aportar complejidad a los vinos, las viñas de José Pariente se extienden por diferentes pagos de la denominación. Las mejores fincas están ubicadas sobre terrenos pobres en materia orgánica, de suelo de cascajo, una capa de cantos rodados muy beneficiosa para la raíz de la vid, y subsuelo arcilloso y calcáreo.

Un compromiso apasionante

Innovación y respeto, tecnología y pasión por los grandes vinos blancos. En la bodega, como en el viñedo, Victoria Pariente mantiene el compromiso de su padre, José Pariente, con la búsqueda de la excelencia.

Hoy la bodega suma ya la tercera generación, los hijos de Victoria y de Ignacio Prieto, Martina e Ignacio Prieto Pariente.

Impulso innovador

Desde 2008 la bodega dispone de un edificio de nueva planta, sólido y funcional, situado entre Rueda y La Seca, desde el que se divisa una panorámica espectacular, con las viñas propias en primer término.

Las instalaciones cuentan con la tecnología de última generación necesaria para cuidar la producción hasta el extremo y enfatizar los aspectos diferenciales. Intercambiadores de pasta, maceradores y la cámara de estabilización, entre otros recursos, permiten enfriar y mantener la temperatura de uva, mosto y vino durante la elaboración, un aspecto de suma importancia en vinos blancos. La fermentación puede llevarse a cabo en depósitos de acero inoxidable, en barricas de roble francés o en depósitos ovoides de hormigón, una técnica innovadora.