El Puntido 2014

32.95 

“La expresión de un viñedo situado en zona límite de cultivo. Es el más mineral de toda la colección y tal vez el que identifica más un vino con su suelo y su entorno”. La bodega comparte espacio con el excepcional viñedo llamado El Puntido, vocablo antiguo con significado de descansillo, semejante a la terraza que forma éste entre la Sierra de Cantabria y la depresión del río Ebro.

Descripción

Bodegas Viñedos de Páganos

D.O. Rioja (Rioja Alavesa)

Tempranillo.
Maloláctica y crianza con lías durante 4 meses, 18 meses de envejecimiento en barrica.
Ficha de cata
Presenta un color granate intenso.
En nariz es muy complejo, fruta negra, cacao, caramelo, vainillas, notas de hierbas aromáticas.
Resulta muy equilibrado, goloso, con mucha fruta y taninos muy vivos, final largo y persistente. Redondo.
Vino de finca, vendimia manual exhaustiva, maceración pre y post fermentativa, descubado directo a barrica nueva de roble francés.
Caza de pelo, asados, carnes rojas a la parrilla, caza de pluma, civet.

Información adicional

Peso 1.5 kg

Bodega

Situada en la localidad alavesa de Páganos, entre dólmenes y yacimientos arqueológicos, ermitas vetustas e iglesias medievales, se encuentra Viñedos de Páganos.

Fundada en 1998 por Miguel y Marcos Eguren, el objetivo de esta bodega, esculpida bajo la fría roca, en las mismas entrañas del viñedo, es elaborar grandes vinos que representen las características propias y la personalidad que determina la unión de clima, suelo y variedades de viñedo.

Viñedos de Páganos es una moderna bodega ubicada en la villa medieval de Laguardia, situada en la subzona de Rioja Alavesa, próxima a los 600 m de altitud, un entorno rodeado de dólmenes, yacimientos arqueológicos, ermitas y vetustas iglesias medievales.

La zona se encuentra bajo la influencia de un clima Atlántico con matices de Continental, al abrigo de los fríos vientos del norte gracias a la Sierra de Cantabria. Los suelos de esta propiedad, de textura arcillo-calcárea o franco-arcillosa con una elevada presencia mineral, confieren al viñedo, y por lo tanto al vino, un singular carácter mineral de extraordinaria personalidad. Bajo él, un subsuelo de roca arenisca, donde las raíces se introducen aprovechando al máximo cada hueco. La variedad Tempranillo, perfectamente adaptada a estos suelos, expresa en los vinos el terruño en el que se encuentra plantado el viñedo.

El viñedo se encuentra una tenue ladera de 25 Ha orientada hacia el mediodía plantada en espaldera en 1975 con la variedad Tempranillo sobre un suelo franco-arcilloso con un subsuelo de roca arenisca. Gracias a una limitación de rendimientos y a una cuidadosa vendimia artesanal se elabora el vino El Puntido.

Muy cerca de allí se encuentra La Nieta, una pequeña parcela de 1,75 Ha ubicada en un suelo franco de escasa profundidad y espesor en la que también se obtiene la variedad tempranillo. Con unos suelos más pobres que los de El Puntido y un microclima completamente diferente, y tras someter a la vid a un escaso vigor y a una producción de manera natural, se obtiene un fruto de gran calidad con el que se elaborará el vino La Nieta.

Situadas en la localidad de Páganos se ubican las fincas de La Nieta y El Puntido, en las que se elaboran dos grandes vinos de los mismo nombres, fundamentalmente con la variedad tempranillo.

Con unos viñedos de una edad media de 30 años plantados en espaldera, la vendimia se realiza de forma totalmente manual selectiva, en dos mesas de selección, gracias a manos sumamente expertas, que miman los frutos y tratan con delicadeza las viñas. La uva procedente de la finca La Nieta se despalilla a mano y se realiza una exhaustiva selección grano a grano para a continuación realizar el pisado tradicional.

La fermentación de los caldos procedentes de La Nieta se lleva a cabo en pequeños tinos nuevos de roble francés, mientras que los de El Puntido se fermentan en depósitos de acero inoxidable, además de pasar por unos procesos de maceración prefermentiva y postfermentiva.

Con el objetivo de crear vinos con personalidad propia y con un gusto y una sedosidad única, la bodega trabaja con diferentes toneleros de prestigio, analizando constantemente la evolución del vino en madera.

Al pie de la Sierra de Cantabria se sitúa la villa medieval de Laguardia, un enclave privilegiado y valorado especialmente por los agricultores desde el Neolítico por sus excepcionales condiciones climáticas y geológicas